sábado, abril 21, 2007

A mi nieta Lucero

LUCERO

El último escalón del verano
hizo posible
un racimo de estrellas.

La noche se vistió de novia
los albores decapitaron al olvido.

Un lucero,
asoma desde el cielo
(verdad última de milagros)

recoge al alba los pétalos
que al descuido dejaron los duendes
en estelas desgajadas del estío


Las chicharras duermen
mientras escuchan el coro de grillos
sutil canto de alabanza
a la luz tangible que despierta amaneceres


myrtha milella
2007

6 comentarios:

Elisabet Cincotta dijo...

Excelente poema Myr para un lucero hermoso
besos
Elisabet

Gus... dijo...

Me dí una escapada Myrtha para visitar tu rinconcito, este es cálido y bello.
Excelente el poema a tu bebe.

Un abrazo Gus.-

Pacto con el Rosal dijo...

Acabo de conocerte a vos y a tu espacio a través del Ramón Rojas Morel, en su programa MOMENTOS.
Encantada de leerte y disfrutar de tus poemas.

Federico Piedrabuena dijo...

Querida Tìa,
Que hermoso tu poema!!!!
Me encanta como vas entrelazando los versos, y nos regalas un paseo por lo mas noble del alma humana.
Te felicito!!!!
Tu sobrino,
Fede

Catalina Zentner dijo...

Lucero, como lo dice su nombre, está llena de luz.

Fany dijo...

Me he quedado inmantada ante el gesto calmo y de luz que tiñe esta niña...cuánta ternura, imposible no detonarse con palabras tan cálidad que la honrran en tu poema, magnífico lugar de encuentro, el tuyo Myr, un abrazo, Fany