viernes, febrero 22, 2008

Te llevo, niña


Te llevo, niña,
arropada de ensueños entre mis huecos

Te llevo donde mis ojos acarician un tajo de luz
en eclipses de lunas escondidas
madrugadas mojadas de rocío
perpetuando el último suspiro del rostro
que fue.


Un sol acaricia las piedras
donde fui ave
relicario de nidos cuando la oración
se pone de hinojos junto al río calmo.


Entonces, retorno,
mirando los pájaros que baten nuestros nombres
cuando el sol es verano
en horizontes del pasado.

Myrtha Milella
Corrientes, 2008

4 comentarios:

Catalina Zentner dijo...

Querida amiga, este poema tiene muchísima ternura, me encantó.

Fox dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
julia del prado morales dijo...

Ternura, afecto de abuela, te leo y aprecio tu ser, desde el Perú te abraza, Julia

Myrtha Milella dijo...

gracias amigas por pasar por el blog
besos myrt